Sofá chester. El clásico que no pasa de moda

A pesar de que hayan pasado siglos desde su diseño, el sofá chester sigue siendo uno de los sofás más de moda, ¿cuál es el secreto para que a pesar de los años siga siendo uno de los sofás estrella?

El chester se puede encontrar hoy en día presente en cualquier tipo de espacio, ya que se integra muy bien tanto en ambientes tradicionales como en un entornos modernos, donde su presencia puede aportar un aire de contraste o un estilo retro.

chester |Yo-kay.comEste mueble se caracteriza por su elegancia de estilo clásico inglés, cuya forma es fácilmente reconocible por presentar los brazos redondeados y el respaldo de la misma altura, con un tapizado de piel acolchado de diseño capitoné y con patas cortas de madera.

Aunque existen distintas versiones sobre su origen, todas coinciden en que se remonta a principios del siglo XIX, cuando se extendió por los más exclusivos y elitistas clubes sociales de Londres y pasó luego a espacios profesionales de toda Inglaterra, pues se vinculaba a un estatus social alto debido a su precio más elevado.

En cuanto a sus medidas, el sofá chester puede ser de dos o tres plazas, o también sillón individual. En cuanto a la forma, el respaldo y los brazos tienen siempre la misma altura, lo que influye en la manera de sentarse, con la espalda recta. Esta postura, además de ser muy saludable, no afecta a la comodidad, pues se ve favorecida por el relleno, que es denso para que no pierda la forma.

El diseño puede tener ligeras variaciones, como por ejemplo las tachuelas en el frente de los brazos, añadir acolchado capitoné en el frontal de los pies o modificar la forma de las patas, que pueden ser rectas, torneadas o incluso rematadas con pequeñas ruedas metálicas que facilitan el movimiento.

El tapizado clásico del sofá es en piel, aunque se pueden recubrir con otros tejidos siendo los colores más tradicionales el marrón oscuro, el granate y el verde oscuro.

En definitiva, el diseño elegante y cómodo hacen de este mueble una verdadera joya, lo que hace comprensible que ni las modas hayan conseguido reemplazarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.